John Lennon se separó de Yoko Ono durante un año

john-lennon-chapman

John Lennon firma un autógrafo a David Chapman horas antes de que éste le asesine

Hoy se cumplen 35 años de la muerte de John Lennon. El 8 de diciembre de 1980 el popular Beatle recibía varios disparos del perturbado Mark David Chapman, que actualmente cumple cadena perpetua, a las puertas del edificio Dakota de Nueva York.

Más allá del mito, la genialidad de sus composiciones y su filosofía vital cargada de deseos de paz en un idílico mundo sin guerras, John Lennon era más humano de lo que nos han hecho creer. Suele ocurrir con las estrellas que mueren jóvenes y se convierten en fugaces. Como James Dean, Marilyn Monroe o Elvis Presley, Lennon también se convirtió en un mito envuelto por una aurea celestial difícilmente penetrable, más allá de sus virtudes y bondades.

Poco se conoce de la vida personal del compositor de ‘Imagine’. Aunque siempre le hemos encasillado en una feliz relación de amor llena de hippismo con la artista japonesa Yoko Ono, lo cierto es que las cosas entre ambos no iban tan bien como nos han hecho creer. En 1973 se separaron durante un año para, oficialmente, ver “si podían estar lejos el uno del otro”. Durante este tiempo, Lennon mantuvo una relación amorosa con May Pang, que trabajó como asistente personal y coordinadora de producción discográfica del músico y su esposa.

Lennon huyó con su amante a Los Ángeles

Posiblemente fuera el año más alocado de la vida de John Lennon, que huyó de Nueva York en busca de aventuras en Los Ángeles. Aunque parezca contradictorio, el cantante se plantó a la capital californiana sin un duro, ya que Yoko Ono manejaba todos los asuntos económicos y lo dejó sin blanca. Sin embargo, el Beatle se las arregló y, gracias a sus contactos, entre los que destaca Lou Adler, el productor de ‘The Mamas and the Papas’, él y May Pang pudieron instalarse en una mansión de Los Ángeles. Allí vivió unos días envuelto en una cierta atmósfera de tranquilidad y paz interior, en los que parecía sentirse liberado; incluso viajó a Las Vegas para ver actuar a su ídolo Fats Domino.

Pero su ‘Lost Weekend’ llegaría a su fin cuando volvió precipitadamente a Nueva York. Nunca se han aclarecido los motivos de su repentino comportamiento. Parecía que iba a divorciarse de Yoko Ono y, finalmente, en medio de la confusión y una cierta paranoia, Lennon le anunciaba a May Pang que se separaba de ella y que regresaba a Nueva York, de donde no debió salir. A partir de ahí, todo parece confuso. En marzo de 1975 Yoko Ono prácticamente secuestra a Lennon, que se pasa los cinco años siguientes encerrado en las habitaciones del séptimo piso del edificio Dakota de Nueva York.

Finalmente, llegó el día en que quiso volver a sentirse vivo y lo hizo sacando un nuevo álbum. El 8 de diciembre de 1980 regresaba del estudio de grabación Record Plant Studio cuando fue asesinado de cinco disparos en la entrada del edificio donde residía. Horas antes de su muerte, Lennon había firmado su nuevo álbum a un fan que lo esperaba frente a su limusina: Mark David Chapman.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s