El Alzheimer que sufrió Rita Hayworth de mayor se confundió con el alcoholismo

rita-hayworth

Sin duda alguna, Rita Hayworth fue una de las actrices más guapas que han pisado Hollywood desde que lo que en antaño fue una montaña sagrada para los indios de la región de California se convirtió en la meca del cine. Tuvo la suerte de alcanzar la cima del éxito cuando Hollywood brillaba con todo su esplendor, durante los dorados años 50, cuando las actrices se acostaban entre burbujas de champán francés y desayunaban con diamantes. Y, sin embargo, algo que poca gente sabe es que la protagonista del streaptese más sensual e icónico de la historia del cine murió desterrada en el olvido. A los cincuenta años empezó a enfermar de Alzheimer. Algo que, al no estar diagnosticado por aquel entonces, se confundió con el alcoholismo. Y así, señalada y condenada por una adicción que no padecía, la actriz falleció a los 68 años (1987), víctima de esta enfermedad que se le tardó veinte años en diagnosticar.

Pero hubo una época en que Rita Hayworth llegó a tener el mundo a sus pies. Fue una de las piezas clave del star system de Hollywood en una época en que la fuerza de la pantalla cinematográfica dominaba mentes y corazones de millones de personas en todo el mundo. La belleza pelirroja tuvo una vida digna de una de las tantas películas que protagonizó, en la que gastó millones de dólares y se casó cinco veces. Margarita Carmen Cansino, verdadero nombre de la actriz, era hija de un bailarín español y de una actriz de vodevil. Como suele ocurrir en este tipo de historias, un ejecutivo de la 20th Century Fox la vio bailar en México cuando ella tenía 16 años y la llevó a Hollywood para unas pruebas. Así obtuvo su primer papel en una película.

Ya por aquel entonces, Hayworth se casó con un petrolero cuarentón llamado Edward Judson, a quien posteriormente dejó para casarse con el director y actor Orson Welles. Su unión con Welles dio como fruto una hija, Rebecca, y un nuevo divorcio en 1948. Un año más tarde la guapa actriz contraería nupcias con el príncipe Ali Khan, del que también se divorció tras el nacimiento de su hija, Jasmin Khan. Su último matrimonio fue con el productor James Hill, de quien se divorció en 1961. Ya entonces empezaron los primeros síntomas de su enfermedad. La dolencia que padecía Rita Hayworth era una especie de senilidad precoz: Alzheimer, una enfermedad que hoy en día nos es muy familiar, pero que en los 80 era una gran desconocida. Su muerte fue triste y degradante. Se la señaló y se la etiquetó sin piedad por estar enferma. Y como ocurre a menudo, al final la gente olvidó quien había sido. Como en aquella célebre cita suya en la que, con voz desvalida, confesaba que ser una estrella no era tan fabuloso: “Verán, lo que ocurre es que los hombres se acuestan con Gilda y se despiertan conmigo…“.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s